Capacidades y formación para ser un guardia de seguridad privada

Los guardias de seguridad en Tijuana son responsables directos en las agencias privadas al ofrecer servicios contratados especialmente para el cuidado de personas como también de bienes como propiedades, dinero, traslados de maquinarias o equipos y, el resguardo de todo aquello que el cliente que contrate el servicio crea indicado.

Para esta función es necesario contar con tecnología y todo lo necesario para el control permanente de movimientos, sistemas de alarmas, como también disponer de un control, respetando las normas, de cualquier tipo de armas.

Si bien un guardia desde el comienzo tiene una formación basada en establecer cuales son las prioridades en cuanto a protección, lo cierto es que esto dependerá en gran medida del cliente que contrate tal servicio y sus necesidades, que pueden variar considerablemente de un cliente a otro.

Los sitios donde más se los ve ejerciendo su trabajo y brindando una protección con profesionalismo y conocimiento son las compañías privadas, barrios cerrados, instituciones públicas y propiedades en general, como también pueden ser seguridad personal de dueños de alguna empresa de gran magnitud.

Las tareas principales pasan exclusivamente por prevenir cualquier hecho  que atente contra su tranquilidad y que ponga en riesgo su integridad y bienes.

Para hurtos, destrozos intencionales, arrebatos o cualquier hecho vinculado al maltrato de la propiedad privada.

El objetivo de contratar un servicio de seguridad privada es la prevención, de eso se trata la tarea de un guardia, custodiar para prevenir cualquier clase de hecho violento sobre la propiedad y bienes personales o bien de una compañía o empresa, institución publica o privada.

La custodia o prevención se ejecuta por medio del patrullaje de las zonas donde se trabajará y, que pueden generar alguna clase de sospecha.

Video cámaras y circuitos cerrados de televisión ayudarán a esa labor de prevención, veinticuatro horas.

En la mayoría de las empresas de seguridad se cumplen distintos turnos, con la idea de cumplir con un servicio de excelencia.

En cada turno se debe cumplir con responsabilidad  las tareas que conciernen a la protección del sitio. Para ello se debe tener a cada hora un registro preciso de cada acontecimiento, para que este quede en los libros de la empresa.

Con cada turno concluido y, habiendo realizado un trabajo detallado de cada movimiento, el siguiente turno deberá realizar una revisación y por consiguiente un seguimiento de esos hechos acontecidos.

Los guardias de seguridad encuentran ofertar laborales tanto en agencias de seguridad como en instituciones de carácter gubernamental, esto quiere decir que el abanico de oportunidades para su profesión va desde las instituciones públicas como privadas.

Siempre con igual objetivo, custodiando y previniendo irregularidades sobre bienes, propiedades o las mismas personas.

En líneas generales un guardia de seguridad debe contar con estudios secundarios, pero de tratarse de compañías o clientes de más exigencias  deben poseer experiencia en seguridad o que hayan desarrollado anteriormente una profesión de iguales características.

Independientemente de la situación y el cliente, los bienes a custodiar y la función exacta a cumplir, un guardia de seguridad no debe sólo tener conocimiento para la tarea, sino también ser consciente de los riesgos a los que puede estar sometido. Todas estas condiciones hacen no sólo a su formación sino a tener información precisa de las previsiones que en esta se deben considerar.